Primer contacto con tu cámara reflex: qué hacer y qué no

Primer contacto con reflex
Lo primero que quiero decir antes de empezar con esta entrada es que yo no soy una mega experta en el asunto. Me compré una Canon 1100D en 2012 y no he dejado de aprender desde entonces. El año pasado vendí mi primera cámara para comprarme una Canon 700D y algunos de los consejos se pueden seguir aplicando, porque cada cámara es un mundo. Así que de lo único que os voy a hablar aquí es de mi experiencia y de las cosas que a mí me ayudaron (y me ayudan) para adentrarme en el mundo de la fotografía.

Así que aquí van mis consejos por si pueden servirle a alguien.

-Lo primero de todo es que NO necesitas una cámara profesional para hacer buenas fotos. Yo me creé una galería en Flickr en la que al principio subía las fotos que hacía con la cámara compacta porque, por el momento, aún no había podido conseguir una reflex. Era 2010 y aún me quedaban 2 años para mi primer contacto con una cámara algo mejor, pero eso en ningún momento me llevó a no hacer fotos o a pensar que sin una reflex no iba a llegar a ninguna parte. A mí me encantaba la fotografía, y cualquier cámara que cayera en mis manos era válida. De hecho, hay una foto de la que a día de hoy sigo MUY orgullosa que hice con esa compacta, con un bonito juego de luces y sombras.

5669344341_169f4fff4e_o

Tomada el 24.04.2011 con una Canon Digital Ixus 85 IS

Así que lo importante es que cojas cualquier aparato que haga fotos y HAGAS fotos. Da igual cuál es el medio, lo importante es que transmitas lo que tú ves a través de una imagen.

-Esto también se puede aplicar a una cámara compacta, pero si ya has decidido adquirir una cámara reflex, sea cual sea el modelo y sea cual sea tu experiencia, LÉETE EL MANUAL. Es importante conocer tu cámara, para qué sirve cada botón, entender el funcionamiento, saber lo que te permite y lo que no. Puede parecer aburrido o ser de esas cosas “que nadie se lee”, pero yo lo hice y me sirvió mucho, y con el cambio de la 1100D a la 700D he vuelto hacerlo; y aunque obviamente me he saltado partes que ya no me eran necesarias, hay otras muchas opciones o características que cambiaban en la nueva cámara y era necesario conocerlas. Y no hay mejor manera de aprender que mirándose el manual.

Apúntate a algún curso de fotografía. No hace falta que sea ninguna escuela prestigiosa ni que te dediques en cuerpo y alma a ello si tienes otras obligaciones. Como he dicho, yo primero me leí el manual, pero obviamente había cosas que no comprendía, porque yo por aquel entonces no tenía ni idea de qué era la velocidad, la apertura, ISO y todas esas cosas que ahora son familiares para mí. Así que había un curso súuuuuuuuuper barato en mi barrio organizado por el Ayuntamiento, que eran creo que 2 horas los viernes (2 o 3 horas, no recuerdo bien) y aprendí muchísimo. Se dividía en 3 partes, y la primera era básicamente aprender a utilizar la cámara y aprender de un modo práctico qué eran todos esos conceptos y entender qué resultado daba el cambiar los valores. No importaba hacer buenas fotos, la primera parte del curso fue ENTENDER lo que hacíamos y ser conscientes de como hacer que una foto saliera más oscura o más clara, con más ruido o con menos. Así que si te ves con una reflex en tu mano usándola en modo automático porque no tienes ni idea de cómo manejar el manual, ya estás tardando en buscar algún cursillo. Bueno, o si conoces a alguien que entienda de fotografía y te pueda ayudar, también es buena idea.

-Probar, probar y probar. Una de las cosas que me enseñó el curso fue que es necesario equivocarse mil veces para llegar a entender ciertas cosas y para aprender otras. A veces me frustraba porque por más que me explicaran algo no llegaba a entenderlo realmente, y fue a base de probar y probar, de hacer fotos y ver cómo salían, de cambiar valores, de jugar con mi cámara, que terminé entendiendo por mí misma aquello que la profesora intentaba explicarnos. A veces, hasta que no hace algo “click” en tu cerebro, te bloqueas, y en fotografía, para salir de ahí eres tú quien tiene que hacer “click” con el botón de tu cámara.

No aspires a controlarlo todo a la primera. En realidad estos últimos consejos son un resumen de cosas que aprendí en el curso. Al principio, la profesora nos empezó a enseñar los modos semi-manuales. Me frustró un poco porque yo me había apuntado al curso para aprender a usar la cámara en modo manual, y sentía que de algún modo estaba “falseando” lo que hacía porque no era capaz de hacer una buena foto en modo manual. Ahora me doy cuenta de lo útil que fue aprender así. Al principio sólo cambiábamos la velocidad para entender cómo afectaba eso a la luz y al movimiento de la fotografía, sin tener que sopesar el balance de todos los factores. Fue analizando los resultados valor a valor, con cada característica, que llegué a entender realmente para qué sirve cada cosa, y gracias a ello terminé siendo capaz de saber cómo combinar los valores para conseguir la fotografía que quiero.

Objetivos. En el curso de fotografía (no voy a dejar de mencionarlo, por lo visto) algunos viernes hacíamos “excursiones” para hacer fotos en exterior, y una de las veces fuimos a la Quinta de los Molinos en invierno, así que se nos hizo de noche pronto y aprovechamos para hacer fotos a la luna. Bueno, realmente yo aquí no hice mucho porque por aquel entonces yo sólo tenía un 18-55mm y para hacer fotos a la luna pues no me sirvió, la verdad. En ese momento me empecé a obsesionar un poco con conseguir otros objetivos para no tener este tipo de limitaciones al hacer fotos pero, Dios, es que son tan caros… Y yo estaba en Bachillerato, no trabajaba… así que no era algo muy viable y me tuve que resignar. Cuando me compré la 700D, venía con un objetivo 18-135mm, lo cual me ha permitido cosas que no podía hacer con el otro, y hace un par de meses me autorregalé un 50mm f/1.4 porque llevaba tiempo queriendo uno de distancia focal fija (y como llevo un tiempo trabajando a tiempo parcial y ahorrando, me lo pude permitir). Todo esto ha sido más de 3 años después de comprarme mi primera reflex. He vivido 3 años sin tener necesidad de otros objetivos, y realmente, no tenía mucho conocimiento de las cosas que te permiten unos y otros y para qué son más útiles o menos. De hecho, lo estoy aprendiendo ahora. Así que si es algo que os obsesiona un poco, olvidaos de ello. Exprimid vuestra cámara al máximo y cuando queráis dar un paso más, aprender algo más, cuando sintáis que se os está quedando corta, entonces ya es el momento de introducirse algo más en el mundo de los objetivos. El mundo de la fotografía tiene una infinidad de posibilidades, y lo mejor que podéis hacer es empaparos de ello poco a poco, o si no os vais a terminar saturando.

Así que, en general, lo importante es que disfrutéis con lo que estáis haciendo y no tengáis en conseguirlo todo en un día. El proceso de aprendizaje es algo muy bonito también.

¿Y vosotros qué? ¿Tenéis algún consejo que queráis dejar en los comentarios, alguna duda o sugerencia? 🙂

Firma

 

Anuncios

2 comentarios en “Primer contacto con tu cámara reflex: qué hacer y qué no

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s