Cómo elegir tu cámara reflex

Eleccion cámara

Antes de comprarme mi primera reflex tenía muchas dudas sobre cómo elegir la cámara más adecuada a mi situación en aquel momento. El límite de mi presupuesto era muy grande (y de hecho, fue el factor determinante entonces) pero antes de darme cuenta de que mis opciones eran pocas, investigué mucho sobre distintas cámaras ya que no tenía ni idea y no quería arrepentirme de mi adquisición unos meses después. Como os digo, en aquel momento fue el dinero quien decidió por mí, pero cuando el año pasado vendí esa cámara y me compré otra, sí que pude tomar una decisión más razonada porque, por suerte, llevaba más de un año trabajando y podía permitirme algo mejor. Así que en la primera parte de la entrada me dirigiré más hacia las personas que están interesadas en comprarse su primera cámara y en la segunda hablaré de cómo, cuándo y por qué cambiar de cámara.

La primera pregunta siempre es qué marca es la mejor para hacer tu primera adquisición, y lo que más quebraderos de cabeza trae porque en internet vas a encontrar grandes debates entre Canon vs. Nikon principalmente (aunque también con otras marcas). En ese momento seguramente no seas consciente de la repercusión que va a tener eso en tu trayectoria (si tu intención es ir un paso más allá con la fotografía en algún momento de tu vida), pero por experiencia propia y de la mayoría de mis conocidos, la marca con la que comienzas suele ser con la que continúas siempre. Yo entré en este círculo con Canon y cuando algún amigo/a me pregunta algo sobre su Nikon me pongo de los nervios porque los menús y demás características me resultan liosas y no me apaño bien. También hay casos de gente que se adapta, pero la regla general es esa.

Aún así, y como ya he dicho al principio, mi mayor condicionante fue el precio, así que yo no le hice ascos a nada y busqué los modelos más baratos de cada marca e hice una comparativa entre ellos. La mayor parte de ese trabajo cayó en saco roto porque empecé leyendo opiniones y comparativas de cámaras, sin comprobar primero que seguían en mercado; y cuando creía que ya me había decidido, comprobé que los modelos que más me interesaban estaban descatalogados. Así que os recomiendo tener eso en cuenta cuando empecéis a investigar.

En realidad, el hecho de que el dinero limitara mis posibilidades fue en este caso un punto a mi favor ya que los menores precios, por lógica, coincidían con los modelos más básicos; y para comenzar en el mundo de la fotografía con tu primera reflex: cuanto más sencillo todo, mejor. Si me hubiera comprado algo más complejo (y caro) probablemente no lo habría aprovechado enteramente y hubiera sido una pérdida de dinero absurda. Así que no apuntéis muy alto. Si más adelante queréis compraros una cámara mejor (como me pasó a mí), podéis vender la anterior y el desembolso de dinero no será tan grande, así que tampoco será dinero perdido.

Mi consejo es, en general, que si queréis iniciaros en el mundo de la fotografía no os comáis mucho la cabeza preguntándoos cuáles son las mejores cámaras, los mejores objetivos y los mejores accesorios. Este primer contacto os va a servir, sobre todo, para aprender a usar la cámara y ganar soltura con ella. Para mí un factor importante fue también que la cámara permitiera la grabación de vídeo porque aparte de la fotografía también me gusta grabar y editar vídeos musicales, cortos, entrevistas y demás (y en la carrera me iba a servir mucho), pero más allá de eso, no le di más vueltas y me compré la Canon 1100D con un 18-55mm, que se encontraba a un precio aceptable y estuve utilizándola durante 3 años. Aprendí mucho y no me arrepiento de la decisión.

Pasar pasar a la segunda parte, voy a enseñaros una imagen que a mí me ayudó mucho a la hora de empezar la búsqueda de mi segunda cámara. Aunque es de Canon, estoy segura de que podéis encontrar fácilmente algo similar de otras marcas, pero me sirve para explicar por qué está bien hacerse una idea del marco general de las cámaras reflex (si pincháis en la imagen podéis verla en mayor tamaño):

Comparativa Canon

 

Como véis, mi Canon 1100D estaba en la base de todo, así que no era muy difícil conseguir algo mejor. La primera vez que vi la imagen, lo primero que pensé fue quería dar un salto, al menos, a las que estaban en la franja intermedia; pero después pensé que no estaba de más leer un poco sobre las que se encontraban entre la que ya tenía y las de nivel intermedio. Y de hecho, finalmente mi decisión fue comprarme la 700D, que aunque sigue en el rango de “principiantes” parecía una buena opción para avanzar un poco más. Una de las cosas que más buscaba, de nuevo, tenía relación con la grabación de vídeo. La 1100D grababa en HD pero quería encontrar una cámara que grabase en full HD, y esta cámara cumplía con ese requisito. Además, esta entrada que leí mientras investigaba me terminó de convencer ya que decía que era perfecta para “aquel que, no queriendo dejarse miles euros en un equipo profesional, busca unos resultados fotográficos más profesionales”. En aquel momento yo no pensaba meterme en el negocio de la fotografía como estoy planteándome ahora, así que me di cuenta de que tampoco necesitaba hacer una inversión enorme (que en realidad, con esta cámara ya era grande, aunque se me hizo más llevadero al lograr vender la 1100D) y esta reseña me convenció. Otro consejo a la hora de decidir comprarte otra cámara es buscar comparativas (las hay puñados) entre tu cámara y la que te quieres comprar. Así puedes comprobar si hay mucha diferencia o no entre las características de tu actual cámara y la futura y si merece la pena el cambio o es mejor esperar a ahorrar algo más de dinero y adquirir una mejor.

La verdad es que yo estoy muy contenta con mi decisión y, aunque decida dedicarme a la fotografía de manera profesional, sé que durante un tiempo voy a estar bastante satisfecha con esta cámara aunque en teoría esté en el rango de “principiantes”; pero como ya he dicho más veces: lo que importa no es la cámara que tengas sino las fotos que tú hagas. Así que dejaos de obsesionaros con conseguir lo mejor del mercado. Tiempo para dar un salto en la profesionalidad de tu cámara siempre hay. Yo he conocido a personas que tenían unas pedazo de cámaras (deben de tener bastante pasta, porque comprarte una cámara completamente profesional con lo que cuesta, simplemente para hacer fotos porque sí…) y no sabían utilizarlas y aunque al principio me daba un poco de envidia, me he dado cuenta de que es absurdo gastarte tanto dinero (aunque lo tengas) en una cámara cuyo potencial no vas a poder aprovechar porque no sabes manejarla bien. Aprende poco a poco, da saltos pequeñitos y si quieres dedicarte a ello de forma profesional, ahorra más y da un salto más grande; pero si tu presupuesto no te lo permite, ¡no te agobies! Lo importante está en tu mirada.

Firma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s