Fotografía de larga exposición: Jugar con las luces

Jugar con luces

La asignatura de Fotografía que cursé en la universidad el año pasado me sirvió de mucho, como ya he comentado en otra entrada; sobre todo por el auto-aprendizaje que permitía la libertad que nos daba el profesor. Para el trabajo final teníamos que escoger uno de los bloques para hacer una fotografía, entre los cuales estaba la fotografía de larga exposición, HDR y algunos otros que no recuerdo bien. Yo escogí la fotografía de larga exposición para jugar con las luces, pero no quise hacer la clásica foto en la carretera con las luces de los coches y decidí probar algo distinto en casa.

He de reconocer que me llevó mucho tiempo lograr lo que quería (y agradezco la paciencia de mis dos modelos) porque yo sólo había probado a hacer este tipo de fotos o en la calle con luces aleatorias y sin buscar nada definido, o la típica foto con fondo negro y una palabra escrita con luces. Pero antes de explicároslo todo, voy a enseñaros el resultado final (que, por suerte, fue lo que pretendía), para poder ilustrarlo más fácilmente.

PAINTING WITH LIGHTS
Al igual que digo que me gusta el resultado, también he de reconocer que los sujetos están un poco movidos (más adelante entenderéis por qué) y la foto un poco oscura, pero para ser la primera prueba que hacía con este tipo de fotografía, no creo que el resultado sea tan malo. Ah, y que conste, no tiene ni el más mínimo retoque en Photoshop (más allá de reducirla de peso para la web y tal).

Explicación

-Generalmente, para la fotografía de larga exposición se utiliza el modo bulb de la cámara, que básicamente te permite mantener la exposición durante el tiempo que consideres necesario. Así que mis primeras pruebas consistieron en mantener la habitación lo más oscura posible (con todas las persianas bajadas y las luces apagadas) y dibujar con una mini-linterna y un mechero lo que veis en la imagen como luz. Esto requirió mucha coordinación entre los tres, ya que cada uno de ellos tenía una de las luces y yo les daba ciertas indicaciones para mejorar el resultado una vez veía lo que había captado la cámara.

-Una vez dominada esta técnica, el problema era cómo lograr que se les viese a ellos sin recurrir a ningún montaje. No quise buscar en internet cómo hacer estas fotos porque quería aprenderlo por mi cuenta, y realmente no sé si hay alguna explicación en la web (probablemente sí), pero deduje que si encendía la luz durante el tiempo suficiente para que la cámara pudiera captar la iluminación necesaria para mostrar a los sujetos, estaría todo resuelto. Pero claro, aquí aparece el problema del movimiento. Teniendo en cuenta todo el tiempo que había permanecido captando la oscuridad, la cámara necesitaba unos cuantos segundos de luz (fui probando los tiempos para lograr que la foto saliera más o menos iluminada) y eso implicaba necesariamente que saliera algo movida, porque es IMPOSIBLE que dos personas están COMPLETAMENTE estáticas durante unos cuantos segundos. Y la única luz procedía de la lámpara porque las persianas seguían cerradas. Además, tenían que colocarse en la oscuridad de manera que cuadraran con las luces que habían dibujado, y esto también nos llevó muchos intentos hasta que conseguimos coordinarnos. Así que suponía todo un reto.

Al principio me frustraba un poco el tema del desenfoque, pero una vez vi la foto en el ordenador, pensé que le daba cierta sensación de movimiento que encajaba con la temática de la foto (si te disparan un rayo láser mental algo te mueves, ¿no?), así que terminé bastante satisfecha, pero sobre todo aprendí que la mejor manera de aprender (valga la redundancia) es “”perder”” minutos, horas, días o el tiempo necesario en experimentar por ti mismo para interiorizar algo.

Aunque, sin duda, lo más enriquecedor de todo fue que tuvimos que hacer una presentación sobre nuestro trabajo, así todos veíamos lo que habían hecho los demás (y recibíamos una explicación sobre el proceso) y fue muy interesante ver cómo incluso las personas que habíamos cogido el mismo bloque habíamos hecho cosas completamente diferentes y alternativas, gracias al amplio rango de posibilidades que permite la fotografía. Fue muy bonito ver que los mejores trabajos habían sido justo esos, en los que el profesor no había dado ninguna explicación, que todo fue investigación propia por nuestra cuenta. Me gustaría poder enseñaros algunas de las fotos que más me fascinaron, pero por desgracia no tengo acceso a ellas, así que espero que al menos ésta también os haya parecido interesante.

Si vosotros habéis hecho alguna vez algo parecido y os apetece compartirlo, podéis hacerlo en los comentarios o mandarme un e-mail o contactarme por cualquiera de mis redes sociales que aparecen por el blog.

PD: Sé que había dicho que haría una entrada sobre los modos semi-manuales (bueno, al final creo que voy a hacer una por cada modo), pero no he tenido aún tiempo de hacer las fotos que necesitaba para ella así que lo he retrasado un poquito.

¡Hasta pronto!

Firma