Intenta vivir de tus pasiones

Intenta vivir de tus pasiones

En estas semanas de estrés constante, no sabéis lo satisfactorio que está siendo encontrarle un hueco a mis pasiones. Cada vez me doy más cuenta de que quiero vivir de la fotografía, y siento que estoy dejando todo a un lado por ello, aunque en estos momentos debería darle prioridad al TFG. En realidad, también estoy redescubriendo mi interés por el mundo audiovisual. Aunque finalmente me decanté por estudiar Periodismo (ERROR), al principio me planteaba hacer el doble grado con Comunicación Audiovisual. Como me aconsejaron que eligiera una sola opción, ya que los dobles grados no estaban muy bien considerados, al final me matriculé en Periodismo y más adelante cursé algunas asignaturas de Comunicación Audiovisual ya que mi universidad permite hacer una Formación Complementaria en otros grados. Y al final son éstas las asignaturas que me más me han gustado estos cuatro años. Creo que me equivoqué al elegir de carrera, pero al menos los perfiles entre estas dos profesiones a veces están algo difusos, y yo tengo formación en ambas, así que no todo está perdido.

El caso es que estas últimas semanas, aunque debería estar volcada en el TFG, las condiciones meteorológicas lo han complicado todo, así que he centrado mi tiempo y atención en otras cosas que me han enriquecido bastante en cuanto a la fotografía. Estuve en el concierto de Alien Dude, no sólo disfrutando de su música, sino también haciendo fotos, y tuve un encuentro muy interesante con el fotógrafo “oficial” que estaba allí. Además, estoy muy contenta con los resultados. Me daba algo de miedo lo que podía salir, ya que obviamente en un concierto las condiciones de luz no son las mejores, y el movimiento tampoco facilita las cosas. Fue en cierto modo un reto y salí bastante satisfecha.

_MG_5934_web

_MG_6043_webPor otro lado, el sábado tuve mi última grabación del TFG (ahora sí que toca dedicarle todo mi tiempo, ya que tengo dos semanas para editar el reportaje y terminar la memoria) y me surgió también la oportunidad de participar en la grabación de un videoclip (ya compartiré el vídeo cuando esté, que creo que ha quedado muy chulo). Aunque yo me centré en hacer fotos y ayudar en lo que podía, la noche de rodaje me hizo recordar las ganas que tenía antes de hacer estas cosas también. Hace unos años estaba siempre pensando en ideas para cortos y también de algún videoclip pero, al contrario de lo que ocurre en la fotografía, ése es un trabajo que requiere del esfuerzo de muchas personas, y hasta ahora no he encontrado a gente que compartiera mis intereses por el mundo audiovisual.

_MG_6116

La fotografía sigue siendo mi priodidad, aunque creo que no es cuestión de elegir (os recomiendo ver este vídeo), pero me apetece seguir involucrándome en más proyectos de este tipo. No veo el momento de entregar el TFG de una vez y poder dedicarme en cuerpo y alma, sin presiones, a este tipo de cosas. El verano es quizá la peor época para empezar a moverse, porque mucha gente se va de vacaciones o vuelven a sus casas si sólo están en Madrid por estudios, pero tengo muchos planes en mente y quizá me venga bien dedicarme este verano a darles forma a todos, empezando por la web de fotografía que pretendo lanzar en junio-julio.

De momento no quiero hacerme muchas ilusiones, porque puede que las cosas no salgan como espero, pero estos meses todo ha ido avanzando pasito a pasito y siento que mi esfuerzo se ha ido viendo recompensado, y todavía tengo pensado esforzarme muchísimo más; así que espero que todo sea cuestión de tiempo.

_MG_6173

Últimamente siento que estoy escribiendo entradas más personales, una especie de diario de mi trayectoria fotográfica, pero me apetecía compartir con vosotros con más detalle lo que he estado haciendo estas semanas (aunque por las redes sociales también lo he ido contando). Y pienso que quizá sea útil para alguien contar mis experiencias, no sólo explicar cómo funciona una cámara.

Como siempre, estoy abierta a opiniones, sugerencias y comentarios. ¿Qué os apetece leer?

Nos leemos,

Firma

Anuncios

Cómo vencer tus inseguridades en tu primer trabajo como fotógrafo

“Cincuenta por ciento suerte, cincuenta por ciento curro.
No presumo, aquí el curro es noventa y nueve, la suerte es uno.”

Nach

Cómo vencer tus inseguridades

Cuando abrí este blog hace unos meses, jamás me habría imaginado que en tan poco tiempo me iría todo tan bien. Quizá para algunas personas las visitas y seguidores que tengo son pocos, pero a mí lo que me importa es la calidad, y he visto desde muy pronto una acogida muy buena e interesante. Puedo enorgullecerme de que la mayoría de los comentarios que recibo son muy elaborados, con aportaciones personales de las que puedo aprender yo, y en este poco tiempo he conocido a gente muy interesante. Capturando Instantes nació como un punto medio entre el presente y la web que pretendo abrir para establecer mi trabajo como fotógrafa, pero lo que ya sí que no podía imaginarme es que me saldría trabajo incluso antes de ofertar mis servicios. Y aquí entra el tema del que os quiero hablar hoy: las inseguridades.

Como os comentaba, aunque mi idea es preparar una web para intentar vivir de la fotografía, aún no he terminado la carrera (sólo me queda un día de clase, exámenes y el TFG, ¡viva!) así que no me he puesto en serio con ello, por tanto no tengo calculados ni precios ni nada de nada, por lo que cuando hace un par de semanas un conocido me dijo que había estado mirando mi trabajo y le había gustado, y me preguntó cuánto cobraba, me bloqueé. Al principio le pregunté qué era exactamente lo que quería y cuando me lo explicó, teniendo en cuenta que las fotografías eran para un libro (lo cual podía darme visibilidad) y sobre todo la inseguridad que me provocó el no estar “profesionalmente” preparada (no saber darle ni una orientación en cuanto al presupuesto) decidí no cobrarle. Aunque va un poco en contra de lo que os contaba en esta entrada, he pensado que se podía sacar algo bueno de todo esto: hablar de ello.

Pensándolo en frío, ahora me doy cuenta de que por una parte hice bien en no cobrar y por otra me equivoqué. El lado bueno es que apenas tengo un portfolio que mostrar, y gracias a esta sesión ahora tengo algunos retratos y fotos promocionales de autor que me pueden servir para la web y para conseguir futuros clientes. Además, este autor puede hablar de mí a otras personas si le preguntan por las imágenes, y en el libro aparecerá mi nombre. Lo que me da rabia es que él en ningún momento me presionó; fui yo sola con mis propias inseguridades. Podría haberle dicho que en un par de días le daba una respuesta. Y quizá incluso pensándolo mi respuesta también habría sido no cobrarle, pero al menos no habría tomado la decisión basándome en el miedo.

_MG_5699web

Después de esta experiencia, me ha quedado claro que nunca es bueno tomar las decisiones “en caliente”, y menos aún cuando tienes poca experiencia. Merece la pena decir un “en un par de días te digo”, y nadie se va a morir por eso. Ni el posible cliente te va a rechazar porque no le respondas en ese mismo minuto (aunque te pregunte en persona como me ocurrió a mí) ni vas a dar una mala imagen por ello.

Está claro que las primeras sesiones siempre serán más “raras”, algo más tensas. Nada que el tiempo no pueda arreglar, pero es algo que hay que asumir y que se elimina con la práctica. Pero lo que quiero destacar sobre todas las cosas que he aprendido ya no en la sesión, sino en estos meses en general, es algo positivo. Es muy fácil dudar de alguien que tiene éxito en lo que hace cuando dice que lo ha ganado con esfuerzo. Todos pensamos que el factor suerte tiene una gran influencia, y no digo que no sea verdad, pero empiezo a creerme que la dedicación y el tiempo provocan resultados directos. He tenido muchos blogs antes de este, muchos otros proyectos, pero a ninguno le he dedicado tantas horas, mimo e ilusión. Es la primera vez que me tomo un blog como una “obligación” (obligación de la que disfruto), que soy constante y no me rindo ante las dificultades. Toda esta energía ha derivado en una explosión de creatividad en muchos ámbitos, no sólo la fotografía, y soy consciente de que todo es causa del punto de vista desde el que decidí observar las cosas.

_MG_5761_web

Creo que es importante saber hablar en voz alta de nuestros miedos, reconocerlos, hablar con el resto del mundo y descubrir que no somos los únicos que nos sentimos así. Todos dudamos en algún momento; somos humanos. Pero también es importante saber alegrarnos de nuestros éxitos y creer un poco en nosotros mismos. Porque si no hubiera creído en mí, seguro que no estaría donde estoy ahora mismo. Y pienso seguir creyendo, porque quiero seguir cumpliendo sueños.

Una vez más, os invito a contarme vuestras experiencias, en este o cualquier otro ámbito. ¿Alguna vez vuestras inseguridades os han frenado a la hora de hacer algo? Seguro que todos aprendemos algo viendo que el miedo es más frecuente de lo que pensamos.

Nos leemos,

Firma

Ventajas de ser un fotógrafo autodidacta

Ventajas autodidacta

Algo que suele ocurrir en todas las profesiones artísticas es esa inseguridad cuando no tienes un título que acredite que estás cualificado para hacer de tus pasiones tu trabajo. La sociedad nos ha machado desde niños al equiparar los estudios con el hecho de ser alguien en la vida, y teniendo en cuenta cómo está la educación hoy en día, a veces es mucho más práctico y provechoso formarse por cuenta propia. Y de eso os quiero hablar hoy.

Estoy segura de que cuando estudias, por muchos profesores horribles que te encuentres, siempre podrás sacar algo positivo de esa experiencia. Y no niego que tendrá sus ventajas, pero os quiero contar mi punto de vista después de haber estudiado una carrera (aunque Periodismo no tenga que ver estrictamente con la fotografía), de haber hecho un curso de Fotografía y de haber aprendido por mi cuenta. Y la comparativa de lo que me ha aportado cada una de esas opciones, inclina la balanza hacia el lado del auto-aprendizaje. 

El curso de Fotografía me aportó muchas cosas como ya he comentado en otras ocasiones, principalmente porque yo no sabía utilizar una reflex en modo manual, y aunque podría haber aprendido por mi cuenta, fue una manera interesante de descubrir su funcionamiento y, además, como por aquel entonces cursaba bachillerato, me venía bien estar “obligada” a ir a ese curso “x” horas por semana.

Pero creo que hay una gran diferencia entre un curso y una carrera o formación profesional, o algún tipo de estudio que se alargue en el tiempo. La carrera ha sido por diversos motivos una pérdida de tiempo. Profesores incompetentes, asignaturas sin sentido ni utilidad y una desmotivación constante. Yo llevaba años con vocación de ser periodista, y ahora ya no quiero pisar una redacción en mi vida. Me han robado las ganas, y sé que no soy la única persona a la que le ha pasado algo similar al iniciar unos estudios “superiores”. Me apena ver que una pasión que tenía tan clara se ha desvanecido en el tiempo por lo mal que está planteada la educación en España, y no quiero arriesgarme a que me pueda pasar algo similar con la fotografía. Creo que la universidad especialmente es una fábrica de causas perdidas, y si no tienes suerte, las formaciones profesionales también pueden serlo. Por eso, aunque podría hacer un Máster relacionado con la fotografía, he tomado la decisión de crecer profesionalmente por mi cuenta, formarme a mi ritmo, marcando yo mis límites y mis intereses.

_MG_5626

Actualmente, gracias a Internet, es mucho más fácil aprender y descubrir cosas nuevas. Pero no es necesario ni eso. En cuanto a la fotografía, la mayor parte de cosas que he aprendido han sido a base de experimentación, de prueba y error, de trastear con botones y valores y analizar resultados. Y creo que esa es la forma más bonita y productiva de crecer personal y profesionalmente. Comportarnos como niños y descubrir el mundo de nuestro alrededor sin ningún conocimiento previo. Es así como se aprenden las cosas que nunca se olvidan.

Después de mi experiencia, creo que los cursos o talleres son muy buenos como base, a nivel iniciación. Cuando ya sabes lo que quieres y empiezas a encaminarte a intereses más específicos, es difícil encontrar una formación que se ajuste exactamente a lo que quieres. Siempre va a haber asignaturas irrelevantes o profesores que se centran en la teoría y no en la práctica. En cambio, cuando tú eres profesor y alumno, decides qué contenidos se adaptan a lo que buscas y te desarrollas en lo que te gusta de verdad.

Otra de las ventajas tiene relación con el tiempo. Algo que me entristece muchísimo es estar tan agobiada con las cosas de la universidad, especialmente este último cuatrimestre, que no estoy igual de motivada para hacer fotos, porque tengo la cabeza en un “modo TFG” continuo. Incluso la asignatura de Fotoperiodismo que curso ha supuesto más una carga que un placer. Hice un fotoreportaje sobre la crianza, pero todo eran limitaciones: una foto con luz cenital, otra en encuadre vertical y plano americano, otra encuadre horizontal, otra con gran profundidad de campo… Que el trabajo final sea tan cuadriculado, quita las ganas de todo. Al final, las fotos que se ajustaban a las condiciones eran las que menos me gustaban (no todas, pero sí unas cuantas), porque hacía las cosas pensando en cumplir con esos requisitos y no en hacer fotos, sin más. Aprendiendo por tu cuenta, tú buscas un resultado, pero no tienes una voz diciéndote: tienes que hacer la foto así o asá. Es algo natural. Como digo: ensayo y error. Pero no hay una nota que decida si estás aprobado o no. No hay nadie con unas preferencias que no coinciden con las tuyas diciéndote que eso no está bien.

Vuelvo a decir que nada es blanco ni negro, y seguro que hay personas que aprendan más con las guías de un curso/máster/lo que sea, pero me parece un buen punto de encuentro el compartir opiniones que pueden ser rebatidas porque no hay una verdad universal.

Y, como siempre, me gustaría leer vuestras opiniones al respecto. ¿Qué opináis sobre los estudios sobre campos artísticos? ¿Cuál es vuestra experiencia con ellos?

Nos leemos,

Firma